Tras los pasos de La Leyenda Personal


 

Cita

Tras los pasos de La Leyenda Personal

Cada vez estoy más convencida de que soy lo que quiero ser. Veo a la gente caminando por la calle y me afirmo una y otra vez que cada uno de nosotros somos nuestro propio destino. Vamos por el mundo sin darnos cuenta de que lo que somos es obra de una única persona, tu mismo. Nacemos vacíos, llenamos el hueco y terminamos rebosados de ideas. ¿Nunca te has preguntado qué hubieses querido ser?, muchas veces construimos a persona equivocada, pero no hace falta mas que aceptarlo y darnos media vuelta en busca de esa persona con la que de niño soñabas ser.

CAPÍTULO 1 – PRINCIPIO DEL CAMINO

Nacemos con una única idea en la cabeza, que ni si quiera se entiende, se tiene, pero no se comprende; que es la de las necesidades que tenemos como humano. Lloramos cuando no tenemos comida, reímos cuando nos hacen cosquillas, pero no somos conscientes de eso, tan solo vivimos sin saber por qué ni como llegamos ahí. Creo que se cuenta con los dedos la gente que se acuerda de cuando eran muy chicos, pero de igual forma, aunque yo no sea ninguna de ellas puedo estar segura que un niño esta ahí por que tiene que estarlo, no porque quiere, lógicamente, ya que no estamos en la capacidad de elegir el querer nacer o no. Llegamos a este mundo lleno de porqués, pero en realidad cuando no tienes en la boca mas que un diente no buscas respuestas, tan solo estas ahí para recibir lo necesario para vivir, una comida, un hogar. No hay ningún bebé que se preocupe del porque el cielo a veces se ve rosa, o por que las arañan trepan por las paredes y nosotros no.

Si nos ponemos a ver todos los bebes son “iguales”. Habrá uno que llore mas que otro, pero estamos de acuerdo que ninguno piensa de diferente manera que otro, todos están ahí por el mismo motivo por el que tu estabas en una cuna en su día. No éramos mas que una criaturita que dependía de otro, que no podía vivir sin alguien que le suministre todo lo que necesitábamos, desde un tetero de leche hasta que nos cambiasen los pañales. No éramos mas que una simple canción empezando a crearse, un boceto de un dibujo, éramos solo el viento de la tormenta que se iría a formar.

Luego empezarán a salir más dientes, ya no tenemos tantos huecos sin pelo en la cabeza y nos vamos formando poquito a poco para ser unos hombres. Estamos para mi en la segunda etapa de la vida: ser un niño.

Si, ya lo se…. dicen que los niños son los seres más felices del mundo, que es la mejor etapa de la vida del ser humano. Cuando eres niño no tienes preocupaciones, vives en torno a un juego, a un sueño, vives con una fantasía en la cabeza. No vez nada imposible, no hay nada que te contradiga a lo que quieres, a lo que sueñas. Todo el mundo dice una opinión respecto a por que los niños son felices. Le he preguntado a varias personas esta pregunta y la mayoría de las respuestas se han concentrado en que son felices por que no tienen un trabajo que les estrese, unos exámenes que los atosiguen… Cuando han dado estas respuesta yo pensé automáticamente en que no todos los niños no tienen preocupaciones. Los niños de la calle que no tienen un hogar, no tienen comida ni familia serían una excepción de esta idea, ya que no cumplen con los requisitos de un niño feliz. Por tanto dejaríamos de un lado a estos y basémonos en esos niños que dicen tener “todo”, ya que eso sería otro cantar. Después de ver las respuestas dadas por la gente me toca a mi dar mi respuesta personal respecto a por que lo niños son tan felices: por que no se ven influenciados por la sociedad. Cuando somos pequeñitos la única diferencia que perciben los niños es que las niñas llevan falda y los niños no. No les da vergüenza mostrarse ante la gente vestidos de una manera, no les importa que todo la gente del restaurante se le quede mirando con malos ojos por el escándalo que está haciendo en la mesa, no les importa sacar todos sus juguetes en medio del pasillo estorbando a la gente, ellos solo hacen lo que quieren hacer en ese momento sin aceptar un “no” por respuesta, por que ahí es cuando viene el llanto. ¿Has visto alguna ves a una niña preocupada por si tiene un manchita en la camisa? ¿Te ha dicho un niño que no va a tal lugar por que le da vergüenza que lo vean? Puede que haya muchos niños que si tengan algo que temer o esconder a alguien, pero esto no va a ser lo que mas le preocupe en la vida como para dejar de ser un niño “feliz”.

Recuerdo que cuando era pequeña mis hermanos me decían que fuera hacia tal persona a decirle algo, que supuestamente debería de ser una broma, y yo sin vergüenza ni sin cortes iba con la cabeza en alto para decirle lo que habían planeado; lo único que quería era hacerles caso a ellos, por que ¿Qué niño no imita a sus hermanos o padres?. Este es otro punto al que quería llegar. ¿Qué chica cuando era pequeña no se había puesto unos tacones sacados del armario de su madre? ¿qué chico no se pintaba bigotes y se ponía una corbata mal amarrada que le llegaba a las rodillas?. Todos fuimos parte de esa mimetización, u observación e imitación a las actitudes y la conducta de tus padres.

Me pongo a ver al patio de los pequeños y veo como una niña se revuelca por la arena, un niño le pide prestado una muñeca a su amiga, y ninguno se va a preocupar por la visión que esté dando ante los demás, aunque revolcándose por la arena la falda le haya llegado a la cabeza. No tiene esa preocupación de ser lo que quieren que seas, son lo que son por que eso les hace feliz; hacen lo que hacen por que creen que es lo más divertido para el momento sin tomar en cuenta en realidad lo que están haciendo. No hay niña que se vea en el espejo y se traumatice por ver manchita en la cara, no hay niño que no salga de casa por que se le acabo el gel para el cabello, no hay una pequeña que deje de ir a la playa en bikini por que tiene unos kilitos de más…. en fin, a lo que quiero llegar es a la conclusión de que es muy pero que muy difícil encontrarse a un chiquillo preocupado por su apariencia externa, y por el “que dirán” de la gente, que a la larga va a ser uno de los problemas que mas te amarguen la vida.

Como dijo Paulo Coehlo en su libro “El Alquimista”, en el que señaló “-Es aquello que siempre deseaste hacer. Todas las personas, al comienzo de su juventud, saben cual es su Leyenda Personal. En ese momento de la vida todo se ve claro, todo es posible, y ellas no tienen miedo de soñar y desear todo aquello que le gustaría hacer en sus vidas. No obstante, a medida que el tiempo va pasando, una misteriosa fuerza trata de convencerlas de que es imposible realizar su Leyenda Personal”, refiriéndose a Leyenda Personal a eso con lo que se sueña ser y conseguir. Con esta parte de ese libro quise apoyar mi idea en la cual opino que el niño no ve nada imposible, y es a lo largo de los años cuando empezamos a ver todo con claridad y darnos cuenta que no todo lo que se soñaba se puede cumplir, cosa a la cual me opongo, ya que como dijo este excelente escritor “Nada nos impide hacer lo que queremos, excepto nosotros mismos”.

Anuncios

Acerca de Medina Loba Colorá

#MujeresQueCorrenConLobos #Aulli2
Esta entrada fue publicada en Mujeres que corren con lobos, Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s